Una de las cosas que me ha costado entender a lo largo del tiempo, es que muchas veces las personas cuando cruzan un límite de algún trato en la relación; por ejemplo límites en la fidelidad, no lo hacen porque la otra persona no sea suficiente, si no que porque está actuando desde el ego.

Mucho tiempo escuché hablar del problema del ego y de el egoismo o de las personas egocéntricas y nunca logré darle cuerpo a qué se refería cuando alguien accionaba desde ese lugar hasta que lo viví en carne propia.

Sin entrar en mayor detalles, una persona que quería mucho hizo algo que explícitamente estaba fuera de nuestros límites relacionales y me hizo mucho daño. Durante meses sufrí y me maltraté diciendo que yo no era suficiente y cuantos autoataques más para lograr enmarcar entender y justificar lo que había pasado. Porque lamentablemente uno intenta en medio del shock descifrar por qué nos suceden estas cosas.

Pero luego de un tiempo en terapia y habiendo escuchado a mis amigues diciendo que aquella persona había sido egoísta, en una sesión con mi psicóloga me dijo algo que me hizo mucho sentido y es que probablemente la persona actuó desde su herida.

Todes tenemos heridas que nos hemos hecho a lo largo de nuestras vidas, cosas que se anclan a traumas o vivencias que nos calan muy profundo en la piel. Y cuando uno actúa desde la herida, desde el dolor, desde la activación de aquello, no hay mucho entorno al que prestarle atención – no digo con esto que hayan cosas justificables en el ámbito de dañar a los demás, pero sí creo que esto nos ayuda a entender que no es nuestra responsabilidad.

Actuar desde la herida, supone que a la persona de una forma u otra se le ha activado ese dolor y está buscando cualquier manera de solucionarlo. Esto, si bien insisto, no justifica, me ha ayudado a entender que no dependía de mí, no tenía que ser más de lo que era, más inteligente, más bella o delgada o atenta. También me ha ayudado a entender cuando yo estoy accionando desde ese lugar.

Por: Josefina Cerda (@josefana)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on skype
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Escuela Natalia Dufuur
Escuela Natalia Dufuur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
    0
    Tu pedido
    Tu carro está vacíoRegresar a Cursos