“Año nuevo, vida nueva” y “dieta nueva” y “cuerpo nuevo” y “personalidad nueva” y “adiós a todo lo que me hace daño” cuánta presión nos metemos entre diciembre y enero. Sobre todo, un año tan extraño como el 2020; ya me veo a mi misma pretendiendo cambiarlo todo el 1 de enero, como esperando muy angustiada que todo lo malo se transforme desde la voluntad y el acto psicomágico del cambio de folio. My dear, please, no te hagas eso, y lo digo porque yo he sido esa persona que pretende utilizar el año nuevo como un portal mágico, pero la verdad es que los cambios no son de un día para otro -bueno, mucha falencia tiene esa afirmación, hay cosas que suceden en un segundo que nos cambian por completo, pero me refiero a conductas y patrones principalmente-.

Somos muuuuuy buenxs para llenar el verano de expectativas, me recuerdo en la universidad, cuando tenía un mes libre que me decía a mi misma “leeré todos los libros para el año, haré ejercicio todos los días para no perder el entrenamiento de actriz” y mi cuerpo solo quería mantenerse en posición horizontal con los ojos cerrados. Démonos el tiempo realmente para felicitarnos por sobrevivir un año tan complejo, un par de palmaditas en la espalda, un poco de consideración con nuestros tiempos y los tiempos de los demás. Seamos un poco más permisivos, tomemos agüita al finalizar la maratón, no importa el lugar en el que terminaste, debes reponerte de todo lo corrido y lo gastado.

Por eso prefiero hablar siempre de intenciones cuando pienso en el año nuevo, porque de partida la palabra instala la posibilidad de un trabajo en el tiempo y un desarrollo paulatino hacia el futuro y no la desesperación de una meta imposible.

Sigues siendo la misma tú, quizás con un poco más de esperanzas, quizás con un poco más de ansiedad, está perfecto. Solo no olvides tenerte paciencia y tratarte con cuidado <3

 

Por Josefina Cerda

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on skype
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Escuela Natalia Dufuur
Escuela Natalia Dufuur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
    0
    Tu pedido
    Tu carro está vacíoRegresar a Cursos