A veces siento la presión terrible de hacer todo absolutamente bien, de que todas mis palabras caigan en un molde perfecto de coherencia. Que lo que digo se alinee con lo que hago, con lo que soy, con mi historia. Intentando existir de una forma unidireccional. ¿Por qué pasa eso? ¿En qué momento matamos el misterio? 

 

Por algún motivo pienso, se ha engendrado un temor gigante a la posibilidad de no tener realmente las respuestas. Fenómeno primo hermano a la necesidad de verdades absolutas. Pero en este caso se presenta como la angustia por la perfección. Cada vez siento menos la posibilidad del error, y no solo por temas personales, si no porque veo también la hostilidad del medio ante la equivocación (no me refiero a las funas por si acaso). 

 

Me he topado con personas que la han cagado en su vida, dijeron algo que quizás no era lo más adecuado, hicieron algo que les perjudicó, y siempre intento decirles que estamos aprendiendo a vivir y que es normal cagarla. Pero cuándo aplico yo realmente conmigo? Y cuándo realmente lo aplico con otros? 

 

Es como si tuviéramos el discurso muy bien entendido pero en la práctica gozamos de hacer como verdugos. Nos encanta el escrutinio y nos autoflagelamos ante nuestros errores. A la larga estamos tan llenos de contradicciones que debería hacernos fácil sentir empatía por las contradicciones del resto. Pero no, el gozo moral de superioridad que te da la exigencia a la perfección también puede ser adictivo.

 

Hoy no tengo consejo, solo esta reflexión. Porque debemos entender nuestra oscuridad y la del resto. Que debemos tratar como nos gustaría que nos tratarán. Y que, vivir con la presión de la perfección nos va a llevar a no disfrutar la vida en sí

 

Por: Josefina Cisternas (@josafana)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on skype
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Escuela Natalia Dufuur
Escuela Natalia Dufuur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
    0
    Tu pedido
    Tu carro está vacíoRegresar a Cursos