Hoy quisiera comentarles algo que como buena ascendente en géminis me parece fundamental: la co-mu-ni-ca-ción. Bueno, qué más podríamos aprender sobre la manera en la que nos comunicamos, y yo te respondo DEMASIADAS COSAS. Es que a ver, vayamos por parte, estamos aprendiendo a vivir, eso significa que todo el tiempo estamos equivocándonos e integrando nuevos conocimientos. Es por eso que hoy entre otras cosas querré recordarles algunos blogs más antiguos donde dimos algunas herramientas al momento de relacionarnos.

La comunicación abarca todo, desde el lenguaje verbal, el no verbal y hasta lo virtual, es un espectro de experiencias extremadamente amplio que refiere a la manera o al fenómeno de ponernos en contacto – sea cual sea el medio – con otra persona. Es entonces la base de toda relación. Por eso nunca está de más preguntarnos cómo estamos comunicándonos.

Cuando me refiero a comunicación efectiva, me refiero a evaluar primero, mi objetivo comunicacional, mis estrategias de comunicación y la recepción del mensaje. Esto quiere decir, pasar por un proceso reflexivo en el que tanto me preguntó qué quiero decir, cómo lo quiero decir y qué estoy logrando al decirlo. Si bien puede sonar algo muy sencillo, es la experiencia la que nos entrega herramientas para poder hacer nuestra comunicación lo más clara posible.

Es muy común que muchos problemas en relación surja desde fallas en la comunicación o falta de coordinación o empatía. Y hablo de empatía, porque para lograr un círculo virtuoso de comunicación efectiva debo ponerme siempre en el lugar del receptor para así evaluar cómo recibiría mi mensaje. Muchas veces tenemos deseos de comunicar algo, y solamente tomamos en consideración nuestras emociones, lo cual es totalmente válido, pero no es el total de la ecuación, si con esas emociones queremos interpelar a otra persona debemos considerar la manera en la que las expresamos, y la forma en la que lo podría estar recibiendo el otro. Las maneras de evaluar si mi comunicación está siendo efectiva son diversas, desde lo más básico que sería preguntar “entiendes a lo que me refiero?” hasta imaginando cómo recibirás tú tu propio mensaje si fueras otra persona. También puedes por ejemplo consultar los tres filtros de Sócrates antes de decir lo que quieres expresar: 1.- ¿Es verdad lo que diré? 2.- ¿es útil o necesario? 3.- ¿es amable? (Tenemos un blog donde indagamos sobre esto)

Finalmente no hay manera de generar una fórmula para la comunicación, es diversa en tanto existen diversidad de interlocutores, pero en mi experiencia, si quieres una comunicación efectiva, siempre pregúntate cual es el objetivo de lo quiero decir, consulta siempre si se está entendiendo, nunca asumas nada y se lo más amable posible. También ten en consideración que uno puede ser un buen emisor pero el receptor puede estar cerradx a la comunicación.

¿Les ha pasado que podrían haber evitado un drama si hubieran reflexionado en su forma de comunicar el mensaje?

Por Josefina Cerda (@josafana)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on skype
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Escuela Natalia Dufuur
Escuela Natalia Dufuur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
    0
    Tu pedido
    Tu carro está vacíoRegresar a Cursos