Qué impresionante lo débiles que nos puede dejar la pandemia, es como un círculo vicioso de malos hábitos de salud, y hace poco lo evidencié en carne propia.

 

Si bien había estado pasando por algunos problemas de salud del tipo “cambios alimenticios” no me había enfermado hace -literal- años. Fue una de las cosas que me llamó la atención al comienzo de las cuarentenas; al no salir de casa no me había enfermado en ningún momento, pero hace poco me enfrenté a la soledad de la enfermedad en pandemia.

 

Todo comenzó una noche en la que sentía un fuerte dolor de cabeza, lo cual se mantuvo durante dos días. No podía moverme, no podía cocinar, no podía hacer nada que no fuera dormir y revisar un par de veces mi teléfono celular.

 

En un periodo normal, habría marcado el teléfono de algúnx amigue para que me viniera a acompañar o cuidar, pero en el mundo del covid, la enfermedad se vive en soledad. Es intenso, porque no solo te sientes solo si no que eres prohibido, infeccioso, porque hasta que no te hagas un test PCR no sabes si tienes el bicho o no, y pasas por un estrés mucho mayor al que estaba siendo sometido tu cuerpo.

 

Por eso, mis consejos después de esta fea experiencia son: en lo posible evitar llevar al límite del estrés a nuestros cuerpos, muchas veces incluso si trabajamos en algo que nos gusta, no estamos descansando o durmiendo o comiendo bien y podemos estar llevándonos al límite. En segundo lugar, si ya te estás sintiendo mal detente, avisa en tu lugar de trabajo, tómate tu tiempo, estamos viviendo una pandemia, estamos encerradas, no es un resfriado cualquiera, todo puede esperar con tal de que te mejores. Y por último, si tú estás al otro lado del teléfono siendo notificado de la enfermedad de alguien, no le criminalizes con interrogatorio sobre sus síntomas de covid, he recibido muchos comentarios de personas que han tenido síntomas a quienes les han tratado como monstruos infecciosos. Ante todo siempre empatía y cuidado, es un contexto muy frágil y nadie es culpable o criminal por contagiarse.

 

Mucho cariño y buen descanso para todas, escuchen sus cuerpos de verdad, no estamos en una situación de normalidad para pretender dar siempre el 100% todos los días

 

Por Josefina Cerda (@josafana)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on skype
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Escuela Natalia Dufuur
Escuela Natalia Dufuur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
    0
    Tu pedido
    Tu carro está vacíoRegresar a Cursos