No sé si vengo a darles un ritual de año nuevo, tampoco quiero entregarles un manual de instrucciones de lo que deben hacer un día u horario específico a modo de ritual. Pero si quisiera plantear una reflexión y quizás algunas ideas que nos ayuden a direccionar el 2021.

Cada una tendrá dependiendo de sus creencias y culturas su propio ritual de año nuevo y en eso no me quiero meter, pero sí creo que estamos en semanas interesantes para plantar intenciones sobre aquello que queremos manifestar el 2021. Me refiero con esto a hacer el ejercicio de reflexionar y expresar para así concretar lo que queremos ir construyendo. Personalmente pienso que es un ejercicio atractivo ya que, en mi caso, suelo escribir aquellas cosas que quiero para el año y, a final del mismo, reviso la lista y veo qué cosas se dieron, qué cosas no, cómo se ha transformado mi deseo y cuales han sido los aspectos de mi vida con los que no me sigo identificando.

Entonces, vamos por parte. Antes que todo quiero comentar que esto puede hacerse escribiéndose, grabándose, armando collages o juntando imágenes, lo que a ti te acomode pero que sea algo material a lo que puedas acceder más adelante. Teniendo claro el formato que utilizarás, aconsejo tomarte un par de horas de algún día, instalar una atmosfera (música, olores, comodidad, espacios específicos, etc.) y partir haciendo un listado en primer lugar de aquello que agradeces del año que se deja atrás, este ejercicio nos ayudará a distanciarnos y evaluar desde una visión más panorámica y total todo lo ocurrido, sirviendo también como un bello ejercicio para soltar (también se puede agregar la dimensión de aquello que perdonas y dejas ir). En segundo lugar, harás un listado de cosas que deseas manifestar -acá parafraseando a la astróloga Mia Pineda-, no tengas miedo de ser explícita en lo que quieres, si tú no aceptas tu deseo ¿cómo esperas que se concrete? Finalmente, en tercer lugar, algo muy sencillo: elige un lugar para guardar este documento al que puedas acceder al año siguiente.

Creo que intencionar, sin la pretensión de que todo deba salir a la perfección, nos ayuda a mantener un sentido de fe o un propósito desde el cual movilizarnos. Estos propósitos siempre existen, pero muchas veces no nos hacemos conscientes porque no nos estamos escuchando claramente. Ayúdate a ti misma a ayudarte. Conviértete en la aliada de tus deseos. Démonos la oportunidad de verbalizarlos y dar el primer paso.

¡Feliz año nuevo!

¿y tú, realizar algún ritual parecido?

 

Por Josefina Cerda

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on skype
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Escuela Natalia Dufuur
Escuela Natalia Dufuur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
    0
    Tu pedido
    Tu carro está vacíoRegresar a Cursos