Comenzamos el mes del placer, abril, porque hay que hacerle la guerra anímica a esta situación pandémica, es por eso que hoy les hablaré sobre fetiches en el amplio espectro, para que vayamos desestigmatizando prácticas y abriéndonos a nuevas experiencias.

Etimológicamente hablando la palabra fetiche viene del portugues “feitiço” que significa hechizo, esto ya que en su primera definición fetiche se consideraba un tipo de objeto de culto que generan un tipo de devoción y que tienen características sobrenaturales. ¿Cómo es que hoy lo relacionamos con lo sexual?

Hoy el fetiche sexual se entiende como la obsesión, deseo, devoción, excitación por una parte del cuerpo, objeto o práctica sexual determinada; lo que ha ocurrido entonces es que el hechizo se traspasa de una categoría a otra, y es por ello que el fetichismo se puede entender en un amplio espectro.

Un ejemplo de cómo la noción primaria de fetichismo (como objeto de devoción) se puede ver representado en un fetiche de carácter sexual es por ejemplo la excitación por la ropa interior del otrx (de hecho algunas personas venden sus bragas/calzones usadas). Así entonces se traslada la devoción desde un ámbito puramente religioso a uno sexual, aunque en el ámbito del placer no deberíamos poner la barrera en categorizar.

En el mundo del fetichismo no hay un límite, obviamente lo importante es que sea una práctica inofensiva (que no le haga daño a nadie) y consensuada, pero el juego está en que pensemos el placer más allá de la genitalidad, o sea, qué objetos, situaciones, acciones o interacciones nos generan placer especial, extendamos nuestras posibilidades de goce hacia el mundo, sin prejuicios y con la mente abierta. No encerremos el placer en lo que conocemos hoy como sexo.

Y ahora que tienes una percepción más amplia sobre lo que es el fetiche, ¿crees que tienes alguno? ¿Cuál? ¡Cuéntanos!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on skype
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Escuela Natalia Dufuur
Escuela Natalia Dufuur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
    0
    Tu pedido
    Tu carro está vacíoRegresar a Cursos