De varias discusiones sobre el ego, el narcisismo, o la superficialidad que a veces emerge en ambientes. De lo común que es ver la oscuridad y defenderse ¿de qué? ¿A qué le tememos realmente? Creo que cuando entendemos que, en la absurda pelea por el poder, solamente estamos inflando un ego que aparenta potencia o fuerza, se nos olvida que la fuerza muchas veces nace desde todo lo contrario.

Nos gusta ser aceptadxs, invitadxs, agasajadxs por nuestro buen ánimo, se nos premia si somos perfectas máquinas productivas, invencibles ¿invencibles?… Pienso férreamente que muchas veces la fuerza no viene de la entereza sino de la valentía para mostrarnos vulnerables.

¿Cuándo uno es vulnerable? Es como que digo la palabra y me imagino un perrito temblando en una esquina, pero no, no tiene por qué ser así, uno puede mostrarse vulnerable en pequeñas cosas y con la misma fuerza: desde decir que no, mencionar cuando estamos incómodxs o que algo no nos gusta, cuando expresamos nuestros límites, cuándo abrimos nuestra historia, cuando somos cariñosxs, cuando nos permitimos recibir cariño, cuando estamos dispuestxs a opinar y profundizar, cuando tenemos que hacer una presentación, cuando nos disponemos a aprender algo nuevo (y así tantos ejemplos más). Acciones que te pongan en el centro del foco y te obliguen a mostrarte, reaccionando, profundizando, en la comodidad e incomodidad pero sobretodo, siendo honesta contigo misma.

Ir por la vida con una careta, con una máscara constante solo te limita la experiencia en este mundo, si ya estamos acá, si ya tenemos la posibilidad de sentir, ¿por qué negarnos las emociones? nuestra oscuridad, nuestra vulnerabilidad es bella, quizás no en el sentido que aprendimos sobre lo que es “belleza”, digo que es algo valioso y en lo que vale la pena invertir tiempo y espacio.

y tú ¿cuándo te sientes vulnerable?

Por Josefina Cerda (@josafana)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on skype
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Escuela Natalia Dufuur
Escuela Natalia Dufuur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
    0
    Tu pedido
    Tu carro está vacíoRegresar a Cursos