Las hambres: reflexiones en torno a las ideas de Consuela Marin Quiroga

Ayer en la noche me tope con la maravillosa sorpresa de que Consuela MarínQuiroga estaba haciendo una transmisión en vivo con Natalia y Thomas sobre alimentación consciente a propósito de la clase magistral que dictará Consuela este domingo a través de zoom.

Digo que fue una maravillosa sorpresa porque fue muy refrescante escuchar reflexiones sobre el hambre desde la concepción del placer y la conciencia personal de nuestras necesidades y deseos.

Una de las menciones que hizo Consuela que más me resonó fue cómo vivimos en una sociedad que se preocupa más de inculcar la consecuencia que la coherencia, esto se ve reflejado en el hecho de que nos tengamos que adoctrinar con ciertas dogmas, o tengamos que comprometernos en un 100% a ser de una manera precisa, comer de una manera precisa y jamás errar o darnos el permiso de probar cosas nuevas y cambiar (esto aplica para todo aspecto de la vida). Por el contrario, inculcar la coherencia hace referencia a cómo soy coherente con mis deseos, con mi conciencia y con mis necesidades más allá de si estoy cumpliendo un standard o no. Porque a pesar de que queramos instalar razones o ideología a nuestra forma de alimentarnos o incluso a nuestra forma de relacionarnos o sentir, a veces nuestro cuerpo responde a emociones que muchas veces no podemos controlar.

Por eso es importante que no seamos verdugxs de quien está a nuestro lado, todxs tenemos derecho a cambiar, mejorar, caer, devenir y divagar entre ideas modos y formas de vivir nuestra vida. Tal como decía Consuela, no podemos seguir viviendo en la constante culpa de no ser suficientes o de ceder ante ciertos deseos; la culpa se afrenta con placer -mencionaba nuestra queridisima- y para trabajar ese placer debemos hacernos conscientes de la conexión corporal con los tipos de hambre; puesto que el hambre no solo es estomacal o de boca, a veces es emocional, mental, visual, olfativa y/o auditiva.

Alimentarse concientemente va más allá de la construcción de una pauta, la comida o mejor dicho, aquello que ingerimos (en todos los sentidos) debe, sobre todas las cosas, hacernos sentir bien en el amplio espectro de bienestar -y en este mismo espectro- que importante es recordar que jamás seremos y tampoco es nuestra misión ser perfectxs.

¿Has sentido culpa alguna vez? ¿Cómo la afrontas?

 

*Si quieres saber más sobre este tema, recuerda que Consuela dictará una clase magistral sobre alimentación consciente este domingo 12,  para asistir o acceder a la clase debes inscribirte acá.

 

Josefina Cerda (@josafana)

 

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on skype
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Escuela Natalia Dufuur
Escuela Natalia Dufuur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
    0
    Tu pedido
    Tu carro está vacíoRegresar a Cursos