¿Menos afuera, más adentro? Depende

Cuánto tiempo estás invirtiendo en mirar hacia afuera, a otros, criticando, comparándote, discutiendo… quizás puede ser porque hay algo afuera que realmente te molesta o puede ser por evasión. ¿Revisemos?

¿Como es afuera es adentro o cómo es adentro es afuera? Yo creo que ninguna de las dos opciones, esos absolutos me molestan porque son juegos de palabras muy dañinos (e incluso hasta cierto punto muy medievales). Cuando quiero referirme al afuera me refiero a un estado de enajenación en la que dejó de ser autoconsciente y me concentro 100% en otros o en situaciones externas. Lo cual, insisto, quitando la moral, puede que no sea malo, pero podemos evitar enfermedades o malestares sin mantenemos un ojo adentro siempre abierto.

Con esto quiero decir que el estar en ambos lugares a la vez nos hace darnos cuenta primero, que tanto de lo que digo es real o viene de una proyección del interior, o que tanto me concentro en lo de afuera porque estoy evadiendo o simplemente que tanto he descuidado mi entorno o a mi misma. No hay una respuesta final, es simplemente el desafío de mantener un equilibrio entre estas experiencias.

Es como el limbo entre lo profundo y lo superficial, no se trata de degradar un estado por sobre el otro, si no que de permitirnos experimentar toda la paleta sin fanatismos. Esa cantidad y diversidad es lo que nos hace comprender de manera compleja la vida, y así entendernos finalmente a nosotrxs mismxs también. Porque si seguimos en el juego unidimensional fanático de indagar solo en una postura, el pensamiento se puede fortalecer pero también volver rígido. No creo que esté mal tampoco aquella opción, pero si pienso que a veces esos estados pueden a su vez cristalizar emociones que quizás necesitaban otra experiencia o formato para su desarrollo.

Por otro lado, también puede ser que veamos la paja en el ojo ajeno y no en el propio, o que nos comparemos, o que estemos criticándonos devaluando la experiencia personal. De cierta forma, desconectarnos del adentro o del afuera nos quita perspectiva para poder evaluar cada situación en su justa medida.

¿Te ha pasado que tienes periodos más introspectivos y otros más extrovertidos? ¿Qué has aprendido de cada uno?

Por Josefina Cerda (@josefana)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on skype
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Escuela Natalia Dufuur
Escuela Natalia Dufuur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
    0
    Tu pedido
    Tu carro está vacíoRegresar a Cursos