Lo nuevo, el abismo, el vacío, la vida, las experiencias que vivimos, el vértigo de probar, la curiosidad, el espíritu de aventura. ¿Cuándo fue la última vez que probaste algo nuevo? No tiene por qué haber sido una experiencia gigante como un salto en bungee, puede ser incluso pedir algo nuevo para comer, o vestirse con un estilo desconocido ¿lo recuerdas?

 

Personalmente creo que, a mayores experiencias de vida, mayor comprensión de todo aquello que nos rodea; para mí la riqueza recae en la diversidad siempre, y por tanto también la riqueza del vivir. Esto no significa que estar cómodo en lo conocido no sea satisfactorio, pero salir un poco de casa nos hace también agradecer que esté allí. Lo mismo creo que sucede con las creencias, los pensamientos, las actividades, si no nos ponemos en tensión de vez en cuando ¿cómo sabremos que realmente estamos eligiendo por convicción y no por dogmatismo?

 

Muchas veces cuando le pregunto a las personas cuál fue la última cosa nueva que hicieron, termina siendo una complicación e incluso un desafío para ellos, no solo por dejar de sentirnos atrapadas en una rutina, sino incluso por motivos de salud mental.

 

¡Exactamente! ¿qué mejor manera de mantener el cerebro sano que haciéndolo procesar nueva información?, aprender cosas nuevas y vivir nuevas experiencias son como la exfoliación que tan sagradamente te permites una vez a la semana en tu rostro. ¿Cómo estás alimentando y cuidando tu cerebrito? Creo que no hay nada más delicioso que generar nuevas conexiones neuronales, masajear nuestro sistema nervioso y aprender a hacernos más flexibles.

 

Por otro lado, vivir diversidad de situaciones y enfrentarnos a lo nuevo nos hace también re-conocernos, es como cuando tienes la posibilidad de viajar a un lugar que nadie te conoce y te haces la pregunta sobre cómo quiero ser. Ese mundo nuevo, ese mar de posibilidades también ocurre en el día a día cuando decidimos exponernos a una experiencia desconocida. Cómo estamos constantemente cambiando, cuando debemos reaccionar, cuando nos ponemos a prueba, vemos nuestros nuevos modos de reacción e incluso se evidencian los aprendizajes adquiridos a través del tiempo

 

Por eso la invitación es a preguntarnos cuándo fue la última vez que hice algo nuevo, y cómo lo haré para permitirme lo nuevo de ahora en adelante. Puede ser desde leer un artículo de revista sobre un tema que no conozcas, ver una película, caminar distinto, sacarte fotos, comer algo nuevo, realizar una receta que no conocías, las posibilidades son infinitas. Cuidemos de nuestro cerebro, también merece tiempo de ocio.

 

¿Harás algo nuevo esta semana?

Por Josefina Cerda (@josafana)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on skype
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Escuela Natalia Dufuur
Escuela Natalia Dufuur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
    0
    Tu pedido
    Tu carro está vacíoRegresar a Cursos