La sexualidad está integrada a nuestra vida, muchas veces pensamos que ésta o el placer, es algo que solo existe en el plano del sexo, cuando en realidad la percepción y estimulación a nuestra sexualidad está abierta y funcionando durante todo el día.

Entender que el placer y la sexualidad pueden encontrarse en acciones o situaciones fuera de la cama, nos permite acceder a un plano ilimitado de posibilidades de goce. Muchas veces a estos sucesos fuera de la “norma” o fuera del sexo, se le cataloga como rarezas, fetiches, y en general se castiga moralmente sin sentido. Pero finalmente, estas prácticas, son situaciones de placer muchas veces cotidianas que relevamos en tanto importancia y frecuencia en nuestras vidas.

Habiendo hablado en nuestro capitulo anterior del podcast “El Destape” sobre fetiches, desde el nacimiento conceptual del término hasta la interpretación cultural que se tiene hoy, nos damos cuenta de que existe una lista interminable de prácticas que pueden ser consideradas fetichistas; y que en el fondo, podemos seguir construyendo más de estas situaciones, porque la posibilidades de placer y devoción, de rito y de goce sexual son ilimitadas en tanto cada persona es un mundo y una construcción psíquica corporal contextual. O sea que cada persona puede construir una práctica fetichista en base a sus experiencias de goce dentro y fuera de la cama.

El Burlesque por ejemplo, es una actividad/performance bastante fetichista en tanto se transmite la importancia del placer en cada paso, la autoerotización con distinta partes del cuerpo, el exhibicionismo y el voyerismo. Cuando bailamos Burlesque estamos trabajando nuestra sensualidad, nuestro placer y nuestra sexualidad mientras desarrollamos nuestro potencial erótico. No hay que sentir vergüenza de esto, no hay que limitarse a un tipo de sexualidad, debemos dejar de imponer una separación mente/cuerpo cuerpo/alma alimentación/sexualidad y así tantas combinaciones; somos un sistema integrado, que funciona en todos sus ámbitos constantemente. Por eso, si bien nos podemos sorprender de ciertas prácticas sexuales (consensuadas, inofensivas), no las juzguemos tan radicalmente a priori sin pensar antes en cómo podemos estar sintiendo placer fuera del sexo normativo nosotras también.

Por Josefina Cerda (@josafana)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on skype
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Escuela Natalia Dufuur
Escuela Natalia Dufuur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
    0
    Tu pedido
    Tu carro está vacíoRegresar a Cursos