Catalina Sagredo Mellado

Para mí la escuela ha significado enamorarme de un nuevo modo de aprendizaje, uno más amigable y de contención. La escuela me recordó lo liberador que puede ser bailar: el sentir, el jugar, el fluir y el disfrutar. Lejos de la competencia, de los egos, de la presión y pretensión de ser suficientemente buena. Acá todas somos maravillosas, nos admiramos, validamos y celebramos. Somos un equipo.

0
    0
    Tu pedido
    Tu carro está vacíoRegresar a Cursos