Testimonios

Testimonio

Constanza Salazar Vargas

Entrar a la escuela significó descubrir que puedo lograr otras cosas, que soy capaz de hacer más…

Constanza Salazar Vargas

Entrar a la escuela significó descubrir que puedo lograr otras cosas, que soy capaz de hacer más de lo que yo misma creía de misma. También significó entender que todas las mujeres somos hermosas ❤️

Testimonio

Nayma Alfaro Medina

Fue bonito que la escuela me acompañara en el camino, aunque debe haber muchas ganas de parte de una…

Nayma Alfaro Medina

Hace 10 meses aprox, mi mamá falleció y creo que ja sido el golpe más duro que he recibido en la vida, tengo 28 años y soy hija única, fui muy partner con ella, de verdad que muchos meses estuve en un hoyo tremendo del que pensé que jamás saldría. Antes de su muerte estuvo como 1 año muy enferma, por lo cual también mi ánimo no era el mejor. Sin darme cuenta pasé mucho tiempo donde me abandoné y ahora me doy cuenta, incluso dejé de salir con personas en el ámbito amoroso.

Bueno este año fue muy complejo por lo de mi mamá y porque también mi trabajo no repuntaba por la pandemia (soy veterinaria de caballos y por la pandemia se paralizaron todos los deportes), empecé a ver una psicóloga (me era útil hablar con ella, pero ellos no te sanan, te guían en tu proceso que es muy personal y depende mucho de ti). Las circunstancias hicieron que instalara un emprendimiento en un negocio que era de mi mamá, donde me tuve que reinventar y me empezó a ir bastante bien, lo cuál me hizo volver a estar activa con una rutina, me sentí muy capaz y a su vez me inscribí en su escuela.

Creo que todo influyó en irme sintiendo mejor, independiente cuál sea la causa de tu depresión, tu amor propio se va a las pailas, pasaron meses que no me sentía radiante como lo era antes. Hace unas semanas comencé a comprarme la ropa que quería, a vestirme bien y maquillarme por gusto, empecé a salir con alguien y recuperé mi libido al fin y a estar en llamas, pasaban meses que no me tomaba una foto en donde me sintiera atractiva. Creo que son señales claras que parte de mí comenzó a sanar. Fue bonito que la escuela me acompañara en el camino, aunque debe haber muchas ganas de parte de una para querer sanar para que toda esa energía nos llegue bien.

Testimonio

Catalina Sagredo Mellado

Para mí la escuela ha significado enamorarme de un nuevo modo de aprendizaje, uno más amigable y de contención…

Catalina Sagredo Mellado

Para mí la escuela ha significado enamorarme de un nuevo modo de aprendizaje, uno más amigable y de contención. La escuela me recordó lo liberador que puede ser bailar: el sentir, el jugar, el fluir y el disfrutar. Lejos de la competencia, de los egos, de la presión y pretensión de ser suficientemente buena. Acá todas somos maravillosas, nos admiramos, validamos y celebramos. Somos un equipo.

Testimonio

Silvana Duarte Valenzuela

entré a la escuela el año pasado buscando un escape a la rutina, y porque el Burlesque fue siempre mi asignatura pendiente…

Silvana Duarte Valenzuela

Tengo 37 años, soy cantante, profesional de educación y mamá de 3… entré a la escuela el año pasado buscando un escape a la rutina, y porque el Burlesque fue siempre mi asignatura pendiente… hoy lo amo más y siento que no podría vivir sin él. Me he redescubierto como mujer, me siento más empoderada y más valiente para enfrentar cualquier situación que se venga. Cuando la estoy pasando mal, este espacio de amor propio y sororidad, me levanta con todo. Además Natalia es lo máximo. Gracias!

Testimonio

Wilma Cortés

Siempre me gustó bailar, pero solo cuando le di la libertad a las clases pude amarlo. Fui una niña terriblemente tímida…

Wilma Cortés

¡Hola chiquiiiillas!!!- Es el saludo que empecé a escuchar en pandemia y que esperaba cada vez con más ganas. Es la voz alegre de la Naty, que nos mueve las manos, saludando a través de la pantalla del computador. A pesar de las altas cifras de contagio con este nuevo virus creciendo como locas; a pesar de la incertidumbre abriéndose paso en un invierno oscuro. A pesar de las pérdidas y penas del 2020, ese saludo abría un paréntesis en el tiempo.

Un parentesis de lentejuelas, música y sororidad. Siempre me gustó bailar, pero solo cuando le di la libertad a las clases pude amarlo. Fui una niña terriblemente tímida, en un cuerpo siempre más grande que las de mis compañeras, en un colegio de niñass (contexto años 80, dictadura y colegio de monjas) Bailar era para otros cuerpos, otras figuras…para reafirmar la idea estaban los videos musicales y la publicidad.Empecé a bailar tarde, cuando ya nacieron mis hijos y en cada lugar la sombra de esa idea que me vivía como verdad estaba…bailo bien, pero bailar y brillar es para otras, además se sumó la variante “juventud”. Nunca estuve adecuada. Cedí el disfrute por la búsqueda de la perfección que nunca llegaba. -Pah!

Nace mi cuerpo en esta caminata…Abran brazo derecho, Quiero que crezcan dos metros!!- Nos insta la Naty y llevo de la mano a esa niña nunca adecuada de la mano. Con ternura ella se deja crecer, crecer esos dos metros para llenar los espacios. Para ser lo más visible y grande, empujando lejos lo que nunca la dejó ser.

Testimonio

Sandra Aguilera

Ser parte de la escuela ha significado un proceso largo de amor propio, de aceptación…

Sandra Aguilera

Ser parte de la escuela ha significado un proceso largo de amor propio, de aceptación, de potenciar mis habilidades, de sentirme libre y tener más confianza en mi. Es  un proceso compartido con mis compañeras que amo mucho, donde nos apoyamos y vamos creciendo juntas  ?

0
    0
    Tu pedido
    Tu carro está vacíoRegresar a Cursos