“2021” no me lo creo, ya cumplimos un año desde que entramos a cuarentena total, el tiempo ha pasado extremadamente rápido pero a la vez extremadamente lento. Algo así como un constante día de la marmota; donde no sabemos si repetiremos el formato del día anterior o por fin tendremos la posibilidad de avanzar y proyectarnos en el futuro.

(¿Tienes tiempo para una dinámica? antes de seguir leyendo cuenta hasta 10, respira)

Personalmente este ritmo, el encierro, el miedo y el invierno me ponen especialmente lenta, es un letargo que hace algún tiempo me habría abrumado, pero no hoy, hoy agradezco esta lentitud. ¿Pero por qué?

Llenarse de cosas, correr, estar siempre en el mañana, es algo fascinante, no me mal entiendan, no quiero moralizar la euforia y la velocidad, pero para mi que la gravedad se haya hecho más espesa, más pesada, me ha llevado a ser un poco más consciente de pequeñas cosas.

No quiero entrar en detalle pero quisiera transmitir la sensación. Cuando hacemos las cosas lento, sin pausa pero sin prisa, podemos apreciar la factura. A veces es simplemente la respiración, otras veces nos hacemos conscientes del cuerpo, o quizás conectamos con las horas del día, el movimiento de la luz. La lentitud te da la posibilidad de cambio sin mayor impacto, a veces los cambios en cámara rápida son abrumadores, y en el paso a paso podemos doblar paulatinamente.

(Acá vamos de nuevo, ahora tomate el tiempo de hacer un repaso mental por todo tu cuerpo, de la cabeza hasta los pies)

Por eso, quizás si estás leyendo te pasó lo mismo que yo, quiero decirte que está bien tu ritmo, que quizás este es nuestro tiempo real. Es probable que hayamos estado en alta velocidad tanto tiempo. Y bueno, si aún te sientes corriendo, se entiende perfectamente, tener tiempo es realmente un privilegio.

En la medida de lo posoble, aunque sea por poco tiempo, 40 minutos o una hora al día, realmente hace la diferencia dedicarse al baile, dedicarse a una clase, desarrollar actividades dentro de tiempos que no son productivos/laborales pero sí de desarrollo personal, y ahí vamos,  lento, lento pero seguro.

¿has sentido un cambio de ritmo el último tiempo? ¿en qué ámbito?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on skype
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Escuela Natalia Dufuur
Escuela Natalia Dufuur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
    0
    Tu pedido
    Tu carro está vacíoRegresar a Cursos